ACEITE DE CBD EN TENERIFE 

El cannabidiol (CBD) es sólo uno de los más de 60 componentes o ingredientes activos que pertenecen a una clase de moléculas llamadas fitocannabinoides encontradas en el cannabis, una planta que se ha utilizado durante siglos como medicina. Se aisló por primera vez en los años 30 y 40 del siglo XX, pero fueron el profesor Rafael Mechoulam y su equipo de investigadores quienes describen completamente su estructura y configuración en la década de los 60 en Israel.

¿Qué es el CBD?

 

 

 

 

El CBD tiene importantes beneficios a nivel médico según múltiples fuentes científicas y médicas. Desde 2013, el servicio de los Institutos Nacionales de la Salud (PubMed) ha incluido en su índice más de 1.100 estudios sobre el CBD. Además, el cannabidiol no produce un efecto psicoactivo, sino que, en realidad, puede contrarrestar la psicoactividad del THC.

 

CBD vs THC: La Cuestión de la Psicoactividad

 

Después del THC (?9-tetrahidrocannabinol), el cannabinol o CBD es el cannabinoide natural más estudiado y con más potencial terapéutico. De entre todos los compuestos cannabinoides, generalmente el CBD y el THC (y también el cannabinol o CBN) son los que están presentes en concentraciones más altas. El cannabidiol y el tetrahidrocannabinol comparten una relación de interdependencia especial y trabajan juntos para incrementar mutuamente su beneficios terapéuticos. Como ya hemos indicado, el CDB es un compuesto no psicoactivo, mientras que el THC sí lo es y, por lo tanto, puede producir efectos eufóricos o disfóricos. La sensibilidad de un paciente al THC es un factor clave para determinar la dosis y las proporciones adecuadas para un tratamiento con un alto contenido en CBD. Como ya hemos dicho, el CDB puede disminuir o neutralizar la psicoactividad del THC, así que una mayor proporción de CBD frente al THC significa menos efectos a nivel cerebral.

Hay dos tipos de receptores cannabinoides (CB1 y CB2) en las células de todo el cuerpo humano, aunque son más abundantes en el cerebro y en el sistema inmune. Cuando una persona toma CBD, los receptores cannabinoides se activan y se enlazan en la superficie de las células. Las investigaciones realizadas indican que cuando proporcionamos cannabinoides no tóxicos a nuestro sistema endocannabinoide (SEC), no se crea hábito sino un sistema endocannabinoide más saludable.

 

Es muy importante tener en cuenta que cada variedad tiene una proporción diferente de estos ingredientes activos, lo que hace que cada una de ellas resulte más o menos adecuada para  diferentes necesidades. Por ejemplo, la marihuana cultivada con fines recreativos suele contener más THC que CDB. Sin embargo, mediante el uso de técnicas de cría selectiva, los criadores de cannabis han logrado crear variedades con altos niveles de CDB y con niveles de THC próximos a cero. Estas variedades son poco comunes pero se han popularizado mucho durante los últimos años. No obstante, hay que mencionar que todos las variedades de cannabis tiene alguna cantidad de CBD, por pequeña que sea, por lo que todas las variedades tendrán algún beneficio medicinal.

 

El CBD suele encontrarse en porcentajes que varían entre el 0,6 % y el 1 %. Las variedades que contienen menos del 0,6 % tienen unos efectos débiles y las que sobrepasan el 1% son muy fuertes. Aunque pueda parecer un diferencia relativamente pequeña, es todo lo que se necesita. Aún así, se puede conseguir un porcentaje mayor, pero estas variedades tan potentes (que incluso superan el 6%) no son muy frecuentes. El porcentaje indica cuánto CBD está presente en comparación con los otros elementos que componen el cannabis.

 

No hay duda de que el CDB está haciendo que el debate en torno al uso del cannabis como medicina cambie rápidamente. En los últimos tiempos, la atención se ha desplazado hacia el CDB por una buena razón. Los médicos y los profesionales de la salud, en general, prefieren los tratamientos con efectos secundarios mínimos y no pueden pasar por alto ciertos efectos secundarios del THC, por lo que el CBD no presenta ese problema. En el 2003, el gobierno de los Estados Unidos obtuvo una patente para el uso médico del cannabidiol o CBD. En un estudio de 2011 publicado en Current Drug Safety, se concluye que el CBD “no interfiere en las funciones psicomotoras ni en las psicológicas.” Los autores añaden que varios estudios más sugieren que el CBD “se tolera bien y resulta seguro”, incluso en dosis altas.

 

El CDB presenta una amplia gama de beneficios médicos

 

Las pruebas y evidencias que demuestran los beneficios médicos y aplicaciones terapéuticas del CDB siguen aumentando. Según un artículo publicado en 2013, en el British Journal of Clinical Pharmacology, los estudios han descubierto que el CDB posee numerosas propiedades medicinales: antiemético, reduce las náuseas y los vómitos; antipsicótico, combate trastornos de psicosis; antiinflamatorio, contra las enfermedades inflamatorias; antioxidante frente a las enfermedades neurodegenerativas; antitumoral contra el cáncer, combate las células tumorales y el cáncer; y como ansiolítico y antidepresivo, para los trastornos de ansiedad y depresión. El hecho de que el cannabis con un alto contenido en CDB no produzca una subida (efecto cerebral del cannabis) lo convierte en una opción de tratamiento atractiva para los pacientes que sólo buscan efectos antiinflamatorios, contra el dolor, la ansiedad, antipsicóticos, antiespasmódicos, etc., sin tener que preocuparse por el letargo o la disforia.

 

Las investigaciones recientes revelan que los cannabinoides podrían ayudar a reducir drásticamente las formas de cáncer cerebral 
Las investigaciones recientes revelan que los cannabinoides podrían ayudar a reducir drásticamente las formas de cáncer cerebral

 

Los estudios científicos y clínicos subrayan el potencial del CDB como tratamiento para una amplia gama de enfermedades, entre las que se incluyen la artritis, diabetes, alcoholismo, MS, dolor crónico, esquizofrenia, trastorno de estrés postraumático, las infecciones resistentes a los antibióticos, la epilepsia, la endometriosis, y otros trastornos neurológicos. Además, el CDB ha demostrado tener efectos neuroprotectores y neurogénicos, y sus propiedades contra el cáncer se están investigando en varios centros académicos de investigación en los Estados Unidos y en otros lugares del mundo.

 

Por desgracia, gran parte de las pruebas disponibles se han obtenido mediante estudios en animales, ya que no se han realizado muchos estudios sobre el CBD en pacientes humanos. La mayoría del material publicado a nivel médico consiste en investigaciones preclínicas que implican moléculas individuales de cannabinoides, tubos de ensayo, placas de Petri, experimentos con animales, y en algunos casos estudios sobre la línea celular humana. Aunque todos los mamíferos tienen receptores en las células que responden, farmacológicamente, a los compuestos cannabinoides, los datos de los experimentos con animales, y otras investigaciones preclínicas, no siempre son aplicables a la experiencia humana.

 

¿Qué es el aceite de CBD?

 

Normalmente se llama “aceite de cannabis” (o de cáñamo) a las extracciones realizadas con el fin de obtener los principios activos de la planta dejando atrás los restos vegetales, que en su mayoría contienen sustancias nocivas para la salud. Existen diferentes técnicas de extracción, unas más seguras y efectivas que otras, para obtener los principios activos del cannabis y del cáñamo y poder consumirlos de diferentes modos: ingeridos, inhalados, fumados, etc. El CDB se puede encontrar en diferentes formatos: en aceite (líquido o cera) o en cápsulas, y en otros productos como cremas, tinturas, etc.

 

Aceite de CBD de Sensi Seeds

 

 

 

 

Aceite de CBD de Sensi Seeds
 

 

Dosificación del aceite de CBD

 

Los aceites de CBD son una forma muy eficaz de administrar la dosis diaria de cannabidiol. Estos aceites se refinan con aceites vegetales, como el aceite de oliva virgen extra o el aceite de cáñamo, más una base de pasta pura de CBD previamente extraída de la planta.

 

Su uso es cómodo y discreto. El frasco suele llevar incorporado un cuentagotas que permite controlar la cantidad de CBD que se consume y que permite aplicarla directamente debajo de la lengua o usarla para enriquecer los alimentos. No es sencillo recomendar una dosis fija, por lo que los consumidores deberían probar poco a poco, y comenzar con una pequeña gota de aceite y esperar a ver qué impacto tiene. Si la respuesta es positiva, se puede aumentar lentamente la dosis y determinar qué dosis exacta te proporcionará el efecto deseado. Cada gota contiene, aproximadamente, 1mg de CBD. Como suplemento dietético, se puede usar dos veces al día.

 

Los aceites de CBD son 100% naturales y no contienen sustancias químicas sintéticas. Deben conservarse lejos del calor, y de la luz, en un lugar fresco para mantener su composición original y potencia.

 

El cáñamo (CBD) no es marihuana (THC)

 

El cáñamo y la marihuana son dos variedades diferentes de la planta Cannabis Sativa. Por un lado, la marihuana cultivada tiene altos niveles de THC, concentrados principalmente en las flores y en los tricomas de la planta. Por otro lado, el cáñamo industrial se cultiva por su fibra y tiene niveles casi indetectables de THC, sin embargo presenta niveles relativamente altos de CBD. El cáñamo se lleva cultivando siglos en todo el mundo con fines industriales y médicos, y para la elaboración de objetos útiles, como cuerda, ropa, velas, papel, y miles de productos más. El cáñamo no es una droga y, de hecho, contiene casi todos los nutrientes esenciales que el cuerpo del ser humano no puede producir solo.

 

Cannabis Sativa

 

Mediante la combinación de diferentes variedades de Cannabis Sativa, y gracias al desarrollo de la genética y las técnicas de cultivo, ha sido posible producir cáñamo con un porcentaje excepcionalmente alto en CBD, consiguiendo un aceite rico en CBD de cáñamo legal y no psicoactivo.

 

Pautas para la dosificación del CBD

 

No podemos olvidar que la terapéutica del cannabis se trata de una medicina personalizada, por lo que determinar la dosificación adecuada va a depender de la persona y la enfermedad tratada.

 

En primer lugar, hay que decidir en qué formato se va a tomar el CBD del cannabis: en infusiones, en extracciones de aceites ricos en CBD, sprays sublinguales, cápsulas, productos comestibles y tópicos, tinturas, etc.

 

Después, hay que averiguar cuál es la proporción de los ingredientes activos que a cada uno le va mejor. Los productos de cannabis tienen cantidades variables de CDB y THC. Una variedad o producto con un alto contenido en CDB y poco THC no es necesariamente superior a una variedad o producto con un proporción más equilibrada de CDB:THC.

 

Si se tiene poca o ninguna experiencia con el cannabis en general, lo más recomendable es empezar con una dosis baja. Es mejor tomar varias dosis pequeñas a lo largo del día en lugar de una gran dosis.

 

Es conveniente utilizar la misma dosis y proporción durante varios días para observar los efectos y decidir si hace falta hacer ajustes al respecto.

 

No se deben cometer excesos, porque en la terapéutica de cannabinoides “menos suele ser más”. Los compuestos cannabinoides tienen propiedades bifásicas, lo que significa que dosis más altas de CDB pueden no ser tan eficaces como las dosis bajas o moderadas. Además, aunque el exceso de THC no es letal, puede aumentar los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo.

 

Hay que tener muy presente la enfermedad que se quiere tratar, por ejemplo, para la ansiedad, la depresión, los espasmos y las convulsiones pediátricas, lo mejor es una dosis moderada de un remedio con un alto contenido en CBD en una proporción de CDB:THC de más de 14:1. Para el cáncer o el dolor, es posible que se necesite más THC, por ejemplo, una relación de 1:1.

 

Qué debes tener en cuenta antes de comprar un producto a base de CBD

 

A medida que ha aumentado el número de variedades con un alto contenido en CBD, ha crecido la cantidad de productos disponibles en el mercado que anuncian el CBD como su principal ingrediente. La cuestión es que la mayoría de los consumidores desconocen la cantidad exacta de CBD que deben tomar o no saben lo que realmente contiene el aceite o la tintura de CBD que están considerando comprar. Por lo tanto, es muy importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

 

  1. El producto debe llevar una etiqueta con la descripción del contenido de la solución y la cantidades especificadas de cada ingrediente de forma clara (como terpenos, alcanos, compuestos nitrogenados, aminoácidos, azúcares, flavonoides, vitaminas, etc.) y el método de elaboración empleado (con aceite de oliva, alcohol, etc..).
  2. Debe incluir unas instrucciones de uso y especificar cuales son las dosis normales y máximas.
  3. Debe describir la concentración exacta del ingrediente activo CBD.
  4. Debe proporcionar alguna página web donde poder tener acceso a otros análisis o información más detallada.

 

Crece el número de productos a la venta que anuncian el CBD como ingrediente principal  
Crece el número de productos a la venta que anuncian el CBD como ingrediente principal

 

Una vez más recordamos que el CBD por sí mismo y extraído de las variedades de cáñamo no tiene el mismo efecto que el CBD extraído de las variedades recreativas, debido a lo que se conoce como “el efecto séquito” (el efecto que producen todos los elementos y componentes encontrados en una planta activados al mismo tiempo).

 

Está claro que aún nos queda mucho por saber y descubrir sobre esta nueva medicina, por lo que es necesario seguir investigando los beneficios del CBDpara poder determinar cuál es el mejor modo de administrarlo o para el tratamiento de qué enfermedades es mejor. Aunque todavía queda mucho por hacer, no se puede negar la creciente utilidad del CBD como producto medicinal.