amplia gama de productos fertilizantes

Toda planta de marihuana para vivir y desarrollarse necesita luz, agua, dióxido de carbono y nutrientes. Con los tres primeros no tendremos problema puesto que son elementos disponibles en la naturaleza, pero lo más importante para conseguir unas plantas fuertes, sanas y unas cosechas de cogollos resinosos y abundantes, es sin duda alguna el abono o fertilizante de lo que dependerá el éxito o el fracaso de nuestro cultivo.

Un abono o fertilizante es cualquier sustancia de origen orgánica o inorgánica, que mejora la calidad del sustrato y por lo tanto aumenta el nivel nutricional de las plantas. La marihuana para su desarrollo necesita de 14 elementos esenciales que son los macronutrientes (primarios: Nitrógeno, Fósforo y Potasio, secundarios: Calcio, Magnesio y Azufre) y los micronutrientes (Manganeso, Zinc, Boro, Cobre, Hierro, Cloro, Cobalto y Molibdeno), que la planta demandará en mayor o menor medida dependiendo del ciclo, de ahí que haya abonos específicos para crecimiento y para floración.

Los abonos se dividen en dos familias, que son: los abonos orgánicos y los de síntesis química. Los orgánicos son todos aquellos elaborados a partir de materia orgánica vegetal o animal y los de síntesis química son aquellos que se producen a partir de compuestos sintetizados artificialmente o de minerales ricos en el nutriente o nutrientes deseados. En ambos casos y en lo que al cultivo de marihuana se refiere, las marcas de abonos elaboran productos específicos que abastecen las necesidades de esta especie vegetal y que tiene una alimentación tan delicada. Un abono inadecuado empeorará la salud de las plantas y si no tiene una concentración de macronutrientes específica podrá quemarla, por lo que es de gran importancia usar siempre productos de calidad, que garanticen una alimentación equilibrada.